12.8 C
Buenos Aires
lunes, octubre 3, 2022
spot_img

Cristina Fernández de Kirchner utilizó su "derecho a la defensa"

La Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner aseguró hoy que se está enjuiciando "al peronismo y a los gobiernos populares" en el proceso oral de la causa denominada Vialidad, en el que, reafirmó, "nada fue probado" de lo que dijeron los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola, a quienes cuestionó por no investigar las comunicaciones telefónicas entre el exsecretario de Obras Públicas José López y el empresario Nicolás Caputo, amigo del expresidente Mauricio Macri.

Al ejercer su "derecho a la defensa" por su canal de YouTube, seguido en vivo por más de 58 mil usuarios luego de que el Tribunal Oral Federal 2 le negara la posibilidad de ampliar su declaración indagatoria en el marco del debate, la exmandataria definió al alegato de los fiscales Luciani y Mola -que concluyó ayer- como un "guión bastante malo y falso".

Durante su exposición de una hora y 40 minutos, la exmandataria exhibió registros de comunicaciones entre Caputo y López que demuestran la "familiaridad" que había entre ambos y aseguró: "Nada de lo que dijeron los fiscales fue probado. El juicio empieza con la ficción que relataron durante cinco días los fiscales. No eran acusaciones; eran un guión y bastante malo por cierto".

"No solamente no fue probado sino que se comprobó que era exactamente al revés de lo que decían; lo pudimos ver a través de los testimonios de más de 100 testigos citados por el Ministerio Público Fiscal", señaló la exmandataria y actual titular del Senado.

Sobre las conversaciones entre López y Caputo, Fernández de Kirchner advirtió que, según los criterios de la fiscalía del juicio, "serían un escándalo monumental, pero sorpresivamente no les llamó la atención".

"Este no es un juicio a Cristina; es un juicio al peronismo y a los gobiernos populares", analizó la Vicepresidenta.

En la causa denominada "Vialidad", al concluir la etapa de alegatos, el fiscal Luciani pidió ayer que se condene 12 años de prisión e inhabilitación de por vida para ejercer cargos públicos a la Vicepresidenta.

Después del alegato de Mola y Luciani, el Tribunal Oral Federal (TOF) N° 2, integrado por Rodrigo Giménez Uriburu, Andrés Basso y Jorge Gorini, rechazó un pedido que había sido presentado más temprano por la defensa de la Vicepresidenta para ampliar hoy su declaración indagatoria, ante las nuevas pruebas incorporadas en el tramo final del debate oral y público por el presunto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz.

Por eso, en un descargo que realizó a través de sus redes sociales, Cristina Kirchner realizó una ampliación de su declaración sobre los proyectos de vialidad -apoyada por la exhibición de varias notas periodísticas- en la que remarcó que "en 2011 el juez (Julián) Ercolini se declaró incompetente y, luego, con el cambio de Gobierno, cambió", e insistió en señalar que la sentencia en este juicio "ya está escrita".

En otro tramo de su exposición, la exmandataria agregó: "Me quedé corta cuando dije que la sentencia ya está escrita porque, cuando llegamos al Gobierno, nos enteramos lo que hicieron desde la mesa judicial en el anterior gobierno y el sistema de espionaje que montaron desde la AFI (Agencia Federal de Inteligencia) y la Gestapo para los dirigentes sindicales en La Plata".

En otro pasaje de su discurso, la Vicepresidenta se preguntó: "¿No le llamó la atención la familiaridad de López con Caputo?".

"Con la frecuencia y la cotidianidad que tenían entre ellos me llama la atención que al fiscal Luciani y Mola no le llame la atención esto. Notable", ironizó.

Y continuó: "No lo habrá investigado. No lo habrá llamado porque comparte vestuario cuando va a jugar al fútbol en la quinta Los Abrojos", propiedad de Macri en el partido de Malvinas Argentinas.

“Pararon de tirar el ovillo (los fiscales), cuando aparecieron ellos, cuando aparecieron los macristas. Los nueve millones de López eran de ellos. Cuando el fiscal dice que cuando uno aprieta sale pus, tiene razón fiscal Luciani; la pus de ustedes, los macristas”, cerró la dos veces presidenta de la Nación, quien además aseveró que "se va a demostrar que, además de mentirosos, los fiscales no trabajaron".

"No leyeron las pruebas que consta de 9 mil fojas", sostuvo.

Al conocerse ayer el alegato de la fiscalía y la decisión del tribunal de no concederle la posibilidad de ampliar su declaración en el marco del juicio, militantes y simpatizantes comenzaron a llegar a su casa del barrio porteño de Recoleta, donde realizaron una vigilia que se extendió hasta que salió de su vivienda rumbo al Senado, donde también fue acompañada por seguidores.

Ayer, la expresidenta sumó el apoyo del jefe de Estado, Alberto Fernández; todo el gabinete nacional; los gobernadores peronistas; la CGT y la CTA; los movimientos sociales; y además se expresaron varios dirigentes políticos internacionales, entre ellos, 'Lula' Da Silva y Dilma Rousseff, quienes recordaron los casos de lawfare que sufrieron en Brasil.

El pedido de Luciani ante el Tribunal Oral Federal 2 fue fundamentado en que Cristina Kirchner fue la "jefa de una asociación ilícita", a la que se acusa además de haber cometido el delito de administración fraudulenta.

“Esto no es un juicio a Cristina Kirchner; es un juicio al peronismo: es contra los que peleamos por las jubilaciones, el salario, la obra pública”, planteó la Vicepresidenta en su discurso de hoy.

La exposición final del fiscal, en el alegato en el que intervino también su colega Mola, incluyó exhortaciones a los miembros del TOF 2 a dictar una sentencia "ejemplar" para que se convierta en "el primer paso para restaurar la confianza de la sociedad en las instituciones".

Al respecto y con un énfasis que no es habitual en sus discursos, la Vicepresidenta aseguró hoy que "nada, absolutamente nada de lo que dijeron fue probado. No solamente no fue probado, sino que además se comprobó que era exactamente al revés de lo que decían y lo pudimos ver a partir de los testimonios de los propios testigos que fueron citados".

"El fiscal pide doce años porque fueron doce años del mejor gobierno que tuvo la Argentina en las últimas décadas, el de Néstor Kirchner y mis dos mandatos. Cuando me fui se llevaban el 51,8% del PBI y el resto era para los empresarios. Ahora ni hablar de cómo estamos. Por eso me van a estigmatizar y me van a condenar. Y les quiero decir algo: si naciera 20 veces, 20 veces haría lo mismo", remarcó.

Desde su despacho en el Senado, la Vicepresidenta aseguró que “cuando dije que tenían la sentencia escrita, me quedé corta, porque, en el curso de ese año y de todo el proceso de lo que fue el macrismo, del 2019 cuando llegamos al gobierno hasta ahora comenzaron a aparecer las cosas que había hecho en materia judicial el macrismo”.

“Desde enterarnos –continuó Cristina- que uno de los jefes de la mesa judicial, Fabián ‘Pepín’ Rodríguez Simón, que sigue prófugo, había sido el artífice de la medida de Rosatti y Rosenkrantz por decreto presidencial sin acuerdo en el Senado”.

El funcionario prófugo siguió siendo protagonista del discurso de Fernández de Kirchner cuando recordó que “Rodríguez Simón está prófugo, es el único dirigente político prófugo y no es peronista, es de ustedes los macristas”.

“Ninguno de nosotros se profugó cuando nos persiguieron, nos amenazaron y nos encarcelaron; nos quedamos acá en la Argentina a dar cuentas. Ustedes huyen. La primera citación que tienen, huyen. Este señor lleva más de 600 días prófugo", dijo la Vicepresidenta sobre Rodríguez Simón.

En el plano judicial, después del alegato y el rechazo al pedido de la Vicepresidenta, el Tribunal Oral Federal (TOF) 2, decidió ayer pasar a un cuarto intermedio hasta el lunes 5 de septiembre, cuando comenzará la etapa de los alegatos de las defensas, con la de la Vicepresidenta en sexto lugar.

Fuente: Telam

Artículos relacionados

Las últimas noticias